971 915 151Horario de oficina: L a V de 9:00 A 15:00  URGENCIAS: 627 923 445

Nuestro objetivo es  “Conseguir un perfecto funcionamiento de las Comunidades”

Jaton Mallorca | Administradores Fincas

» ANIMALES DE COMPAÑÍA SÍ; MOLESTIAS VECINALES NO.

thumbnail

Que hoy en día alguien tenga un gato, un perro o un canario entra dentro de lo habitual, ya que muchas mascotas son consideradas por sus dueños como un miembro más de la familia. Y hay incluso quienes se han arriesgado y se han decidido a tener especies mucho más exóticas: iguanas, serpientes, lagartos… Sin embargo, a la vez que la tenencia de animales aumenta, las discusiones dentro de las Comunidades de Propietarios se hacen más cotidianas debido al uso que los animales hacen, en ocasiones, de los espacios comunes del inmueble.

Si este es su caso, debe saber que su vecindad no puede exigirle que renuncie a su animal sin más, aunque es cierto que la Ley de Propiedad Horizontal deja en manos de los propietarios crear sus propias normas para regular la convivencia. En este sentido, suele darse el caso de que los estatutos de cada bloque limiten el acceso de los animales a los lugares de disfrute común del edificio, como pueden ser el jardín, el ascensor, el patio, etc.

Normalmente los problemas llegan cuando se prohíbe del todo tener un animal doméstico de cualquier tipo a todos los habitantes del edificio. Ante esta situación, son muchos los casos que se llevan ante la Justicia, casi siempre por el desacuerdo entre el dueño del animal, que se niega a desprenderse de su mascota, y la Comunidad que, en su día, estableció en sus estatutos la prohibición de animales de compañía en el interior del bloque de viviendas y, por tanto, considera que éste es un requisito que debe aceptarse si se desea vivir en ese inmueble, exigiendo al copropietario que se desprenda del animal.

Cuando estos asuntos llegan a los tribunales, es muy frecuente que la Comunidad de Propietarios no comprenda que no se cumplan las normas internas aprobadas mayoritariamente por todos los propietarios. El motivo es que estas normas de carácter prohibitivo, afectan no sólo a las áreas comunes de la finca, sino que, en cierta manera, se están inmiscuyendo también en el interior del domicilio particular.

Por lo tanto, la Justicia no defiende nunca las intromisiones injustificadas en los espacios privados, si las actividades llevadas a cabo no dificultan el uso de la finca al resto de los habitantes que viven en ella. Lo que sí prohíbe de manera general la Ley de Propiedad Horizontal, tanto a los propietarios como a los inquilinos, es el desarrollo de cualquier tipo de actividad molesta, insalubre, nociva, peligrosa e ilícita en el domicilio. Por lo tanto, dicha ley es aplicable contra aquellos que deciden tener en su casa animales salvajes o domésticos que puedan llegar a producir algunas de estas circunstancias, alterando la vida del resto de la vecindad.

Todo el mundo da por hecho que cuando se vive en comunidad es inevitable tener que aguantar ciertas molestias que se derivan de la convivencia diaria. El verdadero problema se presenta cuando dichas molestias sobrepasan el nivel de lo soportable, hasta el punto de dañar los derechos de algún vecino o el interés general. Llegados a este punto, es conveniente saber los trámites que se deben seguir para denunciar estas irregularidades.

Ante tales circunstancias, lo primero que deberá hacer es denunciar en su Ayuntamiento. De esta manera, será la Policía Municipal la que se desplace al inmueble y sea testigo directo de la situación. Si finalmente la autoridad competente considera que, efectivamente, existen unas circunstancias de falta de higiene, olores, ruidos, etc., la Comunidad podrá entonces llevar a cabo acciones legales, como determinar que el dueño de la mascota tiene que renunciar a ella, por perturbar el dasarrollo de la vida cotidiana.

Normalmente, la Justicia tiene que defender, por encima de todo, incluso de los estatutos creados por los propietarios del inmueble, la libertad del individuo de poder actuar dentro de su domicilio y, por tanto, de tomar la decisión de tener o no animal de compañía. Eso sí, sin que afecte bajo ningún concepto la convivencia pacífica entre los vecinos de la Comunidad.

Así que, si Usted posee un animal en casa, sepa que está en su derecho siempre y cuando éste no suponga ningún peligro y Usted se asegure de cumplir con las medidas de higiene pertinentes, evite los malos olores y los ruidos.

Fuente: elmundo.es

Jaton Mallorca | Recursos Online

Recursos Online

Servicios de urgencias diseñados a la medida de tus nesecidades

SOLO URGENCIAS
627 92 34 45

Jaton Mallorca | Recursos Online

Mapa de Acceso

View Google Mapver en mapas de Google

JATON mallorca
C/ Foners, 7 - Planta 3 07006 Palma de Mallorca
Tfno. y fax: 971 91 51 51   Mail: info@jatonmallorca.com


HORARIO DE DESPACHO
DE LUNES A VIERNES DE 9:00 A 15:00